sábado, 28 de marzo de 2009

La mayor puta del mundo




Alfie Patten, que tiene 13 años pero no aparenta más de 7 u 8, se convirtió hace unos dias en padre de una niña, Maisie Roxanne, que al nacer pesó algo más de tres kilos y medio. A pesar de que Chantelle Steadman, su novia, tiene 15 años, ambos aseguran que nunca pensaron en el aborto al enterarse de su embarazo.Alfie, que mide 1′2 metros de alto, cuenta: “Pense que sería algo positivo tener un bebé. No pense en cómo podíamos afrontarlo económicamente. Realmente no tengo dinero en los bolsillos. Mi padre a veces me da 10 libras [unos 11 euros]. Queríamos tener el bebé, pero nos preocupaba cómo podía reaccionar la gente”.



El bebe fue concebido cuando el chico tenia 12 años.




De momento, Chantelle y su bebé viven con los padres de ésta y sus cinco hermanos en una casa de alquiler en Eastbourne, Reino Unido. La familia vive de la pensión de desempleo del padre, que se encuentra en el paro. Alfie, que vive en la otra punta de la ciudad con su madre, pasa muchísimo tiempo en casa de su novia. Suele quedarse a dormir con su nueva familia, e incluso tiene allí un uniforme escolar para poder ir directamente a la escuela por las mañanas.La pareja descubrió el embarazo de Chantelle cuando ésta comenzó a sentir dolores de estómago. La chica cuenta: “Alfie y yo fuimos al medico. Este pregunto si habíamos tenido sexo. Respondí que si y el dijo que tenia que hacerme la prueba del embarazo. Hizo la prueba y dijo que estaba embarazada. Comencé a llorar y no sabía qué hacer. Él dijo que yo debía contárselo a mi mamá, pero estaba demasiado asustada. No pensamos en que íbamos a necesitar la ayuda de nuestros padres. Realmente no piensas en eso cuando descubres que estás embarazada. Solo piensas en que tus padres te mataran”.Chantelle sabe que ella y Alfie, que no tienen ingresos propios y viven todavía bajo la tutela de sus respectivos padres, podrían ser acusados de irresponsables. La chica afirma: “Sabemos que hemos cometido un error, pero ahora mismo no cambiaría por nada del mundo. Seremos unos buenos padres. He comenzado un curso de la iglesia y voy a trabajar ayudando a otras jóvenes madres. Voy a ser una gran mamá y Alfie será un gran padre”.El padre de Alfie, que esta separado de la madre del chico, cree que su hijo no entiende del todo la enormidad de la situación, pero que parece desesperado por ser un padre responsable. “Podría haberse encogido de hombros y sentarse en casa a jugar con la Playstation, pero estuvo en el hospital todos los días”, dice con una nota de orgullo.Dennis, padre de Alfie y de otros ocho niños más, afirma que cuando se enteró de la noticia se quedó alucinado. “Cuando mencionas el dinero sus ojos miran hacia otro lado. Y ella [Chantelle] depende de su madre y su padre. Es una locura. No tienen idea del futuro que se les avecina [...] Cuando hablé con él comenzó a llorar. Me dijo que era la primera vez que tenía relaciones sexuales, que no sabía lo que estaba haciendo y las complicaciones que podrían surgir”.


Por su parte, Penny, la madre de Chantelle, cuenta: “Le dije que era maravilloso tener un bebé pero me hubiera gustado que fuese en otras circunstancias. Tenemos cinco hijos ya, así que supone una gran carga económica. Pero somos una familia y lucharemos juntos para salir adelante”.